Recomendaciones para alertas por altas temperaturas

Altas temperaturas (foto RTVE)

El Director General de Salud Pública del Gobierno de Canarias, José F. Díaz-Flores Estévez, ha hecho llegar a AFATE la siguiente documentación referida a las alertas por altas temperaturas.
“La Dirección General de Salud Pública quiere iniciar contactos con los Centros de Atención a personas mayores para la prevención de los efectos de las altas temperaturas sobre la salud.
Con este aviso, queremos que estén atentos a la comunicación de las alertas sanitarias por altas temperaturas con el fin de que se extremen los cuidados a las personas mayores a su cargo, durante los días que dure la alerta.
Por tal motivo, se adjunta documento con las recomendaciones básicas a tener en cuenta”.

Desde el 1 de junio desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y las Comunidades Autónomas, se ha puesto en marcha el Plan Nacional de Actuaciones Preventivas de los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud. Su principal objetivo es la prevención de los daños a la salud provocados por el exceso de calor.

Ya nadie duda del cambio climático, cada vez se producirán más situaciones en Canarias de periodos con un aumento de las temperaturas y debemos estar preparados. Este año queremos iniciar un contacto con los Centros de atención a personas mayores ante la posibilidad de alertas por aumento de las temperaturas.

Efectos del calor sobre la salud

La exposición humana a temperaturas ambientales elevadas puede provocar una respuesta insuficiente del sistema termorregulador. En ello influye la edad, ya que la población mayor y los niños pequeños son más vulnerables, por una mayor dificultad de control de los mecanismos de regulación de la temperatura. Hay personas que tienen un riesgo más elevado de sufrir efectos debidos al calor, por alteraciones de la sudoración, como ocurre en la neuropatía periférica diabética, o que toman medicamentos anticolinérgicos, o barbitúricos, los cuales deprimen la regulación refleja de la temperatura corporal, o que consumen excesivo alcohol pues deprime el sistema nervioso central y causa además diuresis y por tanto mayor deshidratación.

Factores socioeconómicos como la pobreza, el aislamiento social también favorecen el riesgo. También hay personas que realizan actividades deportivas o laborales sin suficiente protección contra el calor.

Definición
No hay una definición estandarizada sobre una ola de calor. La definición en el proyecto EUROHEAT es cuando las temperaturas, máxima y mínima, se encuentran por encima del percentil 90 de la distribución histórica de las temperaturas en un lugar determinado, durante al menos 2 días.

En base a las temperaturas umbrales máximas y mínimas establecidas, y a la predicción de temperaturas máximas y mínimas a cinco días, considerando además las temperaturas observadas los cinco días anteriores, se definen cuatro niveles de alerta utilizando los siguientes criterios:

1. Si el número de días en que las temperaturas máxima y mínima previstas no rebasan simultáneamente los valores umbrales de referencia, el índice es “0”, el nivel asignado se denomina “NIVEL 0” (o de ausencia de riesgo), y se representa con el color verde.

2. Si el número de días en que la temperatura máxima y mínima previstas, junto con las observadas en días previos, rebasan simultáneamente los valores umbrales de referencia es uno ó dos grados, los índices son respectivamente “1” y “2”, el nivel asignado se denomina “NIVEL 1” (o de bajo riesgo), y se representa con el color amarillo.

3. Si el número de días es tres o cuatro, los índices son respectivamente “3” y “4”, el nivel asignado se denomina “NIVEL 2” (o de riesgo medio), y se representa con el color naranja.

4. Si el número de días es cinco ó más, el índice es “5”, el nivel asignado se denomina “NIVEL 3” (o de alto riesgo), y se representa con el color rojo.

Recomendaciones a seguir

Los Centros de atención a personas mayores deberán estar atentos a las alertas sanitarias por elevación de las temperaturas, que se producen cuando hay elevación de las máximas y mínimas durante al menos 2 días.
Los problemas de salud asociados a las altas temperaturas pueden evitarse con medidas muy sencillas con los usuarios de los Centros:

• Beber mucha agua o líquidos sin esperar a tener sed, salvo si hay contraindicación médica. Evitar las bebidas alcohólicas, café, té o cola y las muy azucaradas.
• Evitar exponer al sol a los usuarios del Centro a las horas de mayor intensidad de calor (entre las 11 y las 16 horas), haciéndolo preferentemente antes de las 11 o después de las 16 horas.
• En las horas de más calor colocar a los usuarios en las zonas más frescas de la residencia, o en su caso colocar aparatos de ventilación o aire acondicionado, o en último lugar utilizar paños húmedos frescos o darles una ducha.
• Evitar las actividades deportivas o de salidas de excursiones o visitas en el exterior en las horas más calurosas. Realizar estas actividades a primeras horas del día, a últimas horas de la tarde o por la noche; se deben proteger del sol y beber abundantemente bebidas que repongan líquidos y sales minerales (zumos, bebidas isotónicas, agua, etc.).
• Hacer comidas ligeras que le ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, gazpachos o zumos).
• Si se tiene que salir al exterior procurar estar a la sombra, usar ropa ligera y de color claro, protegiéndose del sol, use sombrero. Utilice un calzado fresco, cómodo y que transpire.
• En el caso de presentar alguna sintomatología asociada al calor cefaleas, mareos, calambres, malestar general, sensación de sofoco por calor fatiga o agotamiento, contactar con los servicios médicos del Centro o en su caso con el 112.
• Tener cuidado con los medicamentos ante una elevación de las temperaturas, sobre todo aquellos que deben estar en la nevera para su correcta conservación
• Conservar la cadena de frío de los alimentos

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone