Proceso de intervención en las actividades de la vida diaria: ¿qué podemos hacer?

Proceso de intervención en las actividades de la vida diaria

Esta nueva infografía del CRE (Centro de Referencia Estatal) Alzheimer hace hincapié en el proceso de intervención en las actividades de la vida diaria (AVD), ¿qué podemos hacer? En sus dos vertientes: cuando el enfermo puede realizar actividades por sí solo, y cuando necesita de ayuda de otra persona.

1.- REALIZACIÓN DE LA ACTIVIDAD DE FORMA INDEPENDIENTE.
Es conveniente que la persona realice la actividad sola si es capaz de hacerlo, aunque tarde más tiempo o descuide ciertos detalles. Es preferible supervisar la tarea que hacérsela.

AYUDA: INDICACIONES VERBALES E IMITACIÓN.
Le recordaremos la secuencia de pasos a seguir, los métodos que utilizar y la ubicación de lo que necesitemos. Siempre prestando exclusivamente la ayuda que realmente necesite.

2.- REALIZACIÓN POR PARTE DEL CUIDADOR; SIEMPRE CON INDICACIONES VERABLES.
Realizaremos nosotros la tarea en su totalidad cuando la persona ya no pueda colaborar, pero de igual manera le narraremos qué hacemos.

AYUDA: INDICACIONES FÍSICAS ACOMPAÑADAS DE EXPLICACIONES DE LO QUE HACEMOS.
Prestamos ayuda física, iniciamos movimientos, le proporcionamos los elementos necesarios o le guiamos al espacio necesario. Siempre explicándole qué hacemos y por qué lo hacemos.

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone