Mas de 7000 kms sobre la huella del olvido

Guillermo Nagore

Con el apoyo de CEAFA, Guillermo Nagore caminará de Finesterre a Jerusalén recopilando historias sobre el alzheimer

Con la iniciativa ‘La memoria es el camino’ atravesará 15 países. Asociaciones de afectados impulsan la aventura de diez meses que el periodista relatará en un ‘blog’.
Guillermo Nagore tiene 44 años y un perfil que no se ajusta al de un deportista, pero por circunstancias de la vida, este curtido periodista pamplonés emprenderá en marzo un viaje que le llevará a atravesar caminando el sur de Europa para llegar hasta Jerusalén partiendo desde el faro de Finisterre, en Galicia. Cruzará 15 países y recorrerá un total de 7.050 kilómetros en 45 semanas. Una “bomberada” denominada “La Memoria es el camino” que se desarrollará bajo el patrocinio de la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras Demencias (Ceafa).

A lo largo de su camino, Nagore recopilará y escribirá en un blog “pequeñas historias humanas” en torno a la enfermedad de Alzheimer, ese “ladrón de recuerdos” que afecta a 3,5 millones de personas en el Estado, entre enfermos y familiares cuidadores. Para ello, en los distintos lugares por los que pase contactará a través de Ceafa con otras asociaciones que trabajan en el ámbito de esta enfermedad. Con esos testimonios, que también prevé divulgar a través de distintos medios de comunicación, se buscará, además de sensibilizar sobre los efectos y consecuencias de esta patología, reclamar una política de Estado al estilo de la que la Dirección General de Tráfico ha llevado a cabo en los últimos diez años y que ha permitido reducir un 60% el número de fallecidos en las carreteras. “El alzheimer es un problema grave que va a ir a más y que va a afectar a mucha gente”, advierte el periodista navarro, que en los últimos seis años ha trabajado como redactor jefe en Noticias de Gipuzkoa.

Pero ahora la labor que le ocupa es otra: prepara el viaje de su vida, un “sueño” que un día se le pasó por la cabeza y, sin esperarlo, se convirtió en realidad gracias a CEAFA. Porque, como él suele decir,

“hay que hacer frente al pozo del olvido permanente, a ese “ladrón de recuerdos” que es el alzheimer”

Respecto a la preparación física para afrontar esta “aventura”, Nagore resta importancia a la hazaña: “Cualquier persona que haga deporte sabe que caminar entre 20 y 25 kilómetros al día, como es mi intención, no requiere un gran esfuerzo físico. Es lo que hacen los jubilados. Es una cuestión más mental”, admite. Por eso, su estrategia se va a basar en pensar solo en la meta de ese día o, “como mucho, en la del día siguiente”, una táctica muy empleada entre los peregrinos del Camino de Santiago. No en vano, Nagore recorrió el Camino francés (de Roncesvalles hasta la ciudad compostelana) hace diez años y, según confiesa, “le fascinó”. De hecho, este periplo tiene mucho que ver con el proyecto que emprende ahora, pero desandándolo.

Nagore no quiere pensar mucho en la meta, porque en este proyecto más que nunca lo importante no es llegar a Jerusalén. Sin restarle importancia a este hito, lo que centra la atención de la iniciativa es el camino y las historias que vayan surgiendo a su paso. Historias humanas, muchas veces demoledoras, por cuan cruel es el alzheimer, no solo para quienes lo sufren, sino sobre todo para sus familiares. Porque el esfuerzo físico que conlleva, como recalca él, no es para tanto. “Solo consiste en andar”, afirma en su blog personal. “Como diría John Goodman en El Gran Lebowsky, en su sencillez radica su belleza”.
Fuente: noticiasdegipuzkoa.com

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone