Los médicos solicitan una atención integral para los enfermos de Alzheimer

La Organización Médica Colegial (OMC) subrayó, ante la celebración de hoy, Día Mundial del Alzheimer, la importancia de proporcionar una “atención socio-sanitaria integral” a estos enfermos y a sus cuidadores.

Esta organización señaló que, en el proceso evolutivo de la enfermedad, “tan importante es el enfermo como el cuidador, que suele ser un familiar muy cercano que sacrifica su vida profesional y personal por atenderle”.
Por ello, además del diagnóstico formal, el médico de Atención Primaria debe identificar la situación familiar del enfermo, prever tener un consentimiento informado de las voluntades anticipadas y proporcionar, tanto al paciente como al cuidador, una atención integral desde el primer momento.

Después, el médico tendrá que enviar el caso a las instituciones adecuadas, a la administración y los servicios sociales, para poder intervenir y defender el derecho del paciente, así como mejorar sus condiciones de vida, dar ayudas al cuidador o facilitar un ingreso en una institución, entre otras cosas.

La OMC ha publicado una guía, con éstas y otras indicaciones, titulada “Evidencia Científica con Enfermedad de Alzheimer”, que además incluye “los aspectos bioéticos en el marco asistencial”.

Por ejemplo, la obra destaca la importancia del respeto hacia las personas y su dignidad, que siempre debe estar presente en el proceso asistencial, y de forma muy especial en el trato con aquellas personas más dependientes, frágiles y vulnerables, como los enfermos con demencia.
También desde la OMC se aconseja al personal médico conocer algunos aspectos de protección jurídica ante este tipo de pacientes que por su demencia pueden sufrir abusos no sólo de la familia, sino de entidades sociales.

El alzheimer, según explica la OMC, es una enfermedad neurodegenerativa de las neuronas, cuyo origen todavía se desconoce, que comienza con la pérdida de memoria y de fluidez en el lenguaje y desorientación temporal espacial, y que en sus fases más avanzadas hace que el enfermo no reconozca a sus allegados, presente rigidez muscular y quede postrado en cama.

La Reina Sofía acudió ayer a León para inaugurar un centro de tratamiento del alzheimer, donde se mostró muy interesada por los avances tecnológicos y metodológicos para paliar los efectos de la enfermedad, como unos ordenadores con pantalla táctil donde los pacientes deben adivinar formas y colores.
Doña Sofía conversó con los ancianos allí presentes, interesándose por su ánimo y por las actividades que allí se desarrollan.

En primera persona, pudo comprobar los ejercicios matemáticos y de identificación de colores y formas que llevan a cabo los enfermos de alzheimer que acuden al centro. “Matemáticas, qué horror”, ha bromeado al observar a un hombre hacer una prueba.

Doña Sofía recorrió unidades de memoria, de estancia, de terapia y de formación del voluntariado, entre otras. La Reina expresó su sorpresa con una fotografía de la década de 1970 en la que aparece recogiendo un premio vestida de enfermera y que se encontraba en una habitación decorada como hace cincuenta años.

Un tocadiscos, cuadros, adornos y muebles típicos de la época, estridente papel pintado de color morado o discos de los cantantes más conocidos de esta década forman parte de esta estancia que recuerda la faceta sanitaria que desarrolló en su juventud Doña Sofía, que es doctora honoris causa en Medicina por la Universidad de Valladolid.

Fuente: El Día, 21 de septiembre de 2010

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone