La ULL avanza en el estudio del deterioro neuronal del Alzheimar

Investigaciones dirigidas por Mario Díaz, miembro del Laboratorio de Fisiología y Biofísica de Membranas del Departamento de Biología Animal y del Instituto de Tecnologías Biomédicas (ITB) de la Universidad de La Laguna (ULL), han dado un paso importante en la comprensión de la naturaleza del deterioro neuronal que se produce en la enfermedad de Alzheimer. Los datos de esta investigación han sido publicados en la revista americana Journal of Alzheimer’s Disease en su número de febrero de este año.

El estudio, realizado en colaboración con Isidro Ferrer, director del Banco de cerebros humanos del Institut de Neuropatología del Hospital Universitari de Bellvitge (Barcelona), ha podido demostrar que el deterioro de la actividad cognitiva durante el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer se acompaña de alteraciones importantes en la estructura bioquímica de la membrana celular de las neuronas de la corteza cerebral humana, una de las áreas más afectadas en la enfermedad de Alzheimer.

Según señala Díaz, este estudio ha demostrado además que los daños se producen a niveles microscópicos dentro de la membrana neuronal, concretamente en microdominios de la membrana denominados “lipid rafts” o “balsas lipídicas”, y que funcionan como plataformas de señales para la comunicación entre neuronas.

Hasta ese momento, se desconocía la composición lipídica de estos microdominios de membrana en el cerebro humano. “Nuestros resultados han revelado, por primera vez, los cambios en su estructura durante el proceso normal del envejecimiento y tras la aparición de la enfermedad de Alzheimer”, señala el investigador.

Los datos indican que las principales alteraciones afectan a la composición de los lípidos membranarios, con una reducción importante en los ácidos grasoso poliinsaturados de las series omega 3, omega 6 y omega 9.

Los resultados también apoyan una relación directa entre el correcto funcionamiento neuronal y la disponibilidad de ácidos grasos omega 3 en el entorno celular, lo que explicaría en parte las observaciones epidemiológicas que indican que la ingesta de dietas enriquecidas en éstos ácidos grasos puede servir como agentes preventivos de la aparición, o la menos del progreso, del Alzheimer.

“Actualmente investigamos el efecto de dietas enriquecidas en estos ácidos grasos omega 3 sobre el envejecimiento y sobre el desarrollo de la enfermedad, utilizando un modelo de ratones transgénicos que reproducen la enfermedad de Alzheimer”, comenta el investigador de la ULL.

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone