Experimentos con óptimos resultados mejorarán la calidad de vida de los enfermos de alzhéimer

Lourdes Bermejo, José Luis Nogueira, César Antón y Óscar González

Silvia Dorado
El CREA (Centro de Referencia Estatal de atención a personas con alzheimer y otras demencias del Imserso de Salamanca), en colaboración con la fundación Reina Sofía, ha desarrollado un estudio sobre la creación de una Unidad de Calidad de Vida.
Tres son los pilares desde los que el CREA aborda la implicación a la hora de mejorar la calidad de vida de los enfermos de alzheimer o alguna otra demencia: el trato directo con la persona, los propios profesionales, y los familiares del enfermo en cuestión.

El nuevo experimento del centro ha obtenido resultados satisfactorios. “Se ha hecho un seguimiento a ocho personas que estaban en la unidad, y se ha contrastado con otros pacientes. La mejoría ha sido notable”, ha manifestado César Antón, director del Imserso.

Lourdes Bermejo, investigadora del centro, ha presentado el proyecto con detalle. “Comparamos cómo evolucionaba un grupo de pacientes con demencia leve en la unidad que habíamos creado, con otros que siguieron haciendo su vida en casa, como siempre”. Los resultados de este experimento mostraron que los enfermos que tenían una rutina activa y dinámica, estimulante, mejoraban bastante, mientras que otros empeoraban su situación. Sin embargo, los ocho pacientes de la unidad mejoraron notablemente.

“En la unidad hacen vida normal, hasta ahora, en otros centros, tenían horarios muy marcados y estrictos. En estas unidades les preguntamos qué quieren hacer”. Así es como funciona este proyecto de calidad de vida.

“Si un paciente ya no puede hacer cuentas sencillas de sumas, no le obligamos a ello. Frustrarle por no poder hacer algo que antes hacía, puede ser perjudicial, les hace sentir humillados, y repercute en su autoestima.

Trabajamos con un programa individualizado, dependiendo de lo que a cada uno le estimula y con lo que disfruta”, ha señalado.

La investigadora del CREA también ha indicado que hay varios factores que favorecen en gran medida la calidad de vida del paciente con demencia: la autoestima, la percepcioón de competencia y la capacidad de control. Si esto no se cumple, tiene lugar un debilitamiento motivacional. El bienestar emocional, relacional, la independencia, la autonomía y la autodeterminación son claves para un desarrollo sano. “Los que han participado en el estudio destacan por encima de quienes no lo han hecho”, ha concluido Lourdes Bermejo.

Este descubrimiento supone un paso más en el trato del alzheimer y las demencias, y también pone de manifiesto un modelo que se podrá transmitir a otros centros y profesionales.

Información recogida aquí

 

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone