Avances de investigación presentados en la AAICAD 2010

Nuevos avances de investigación en la Alzheimer’s Association International Conference on Alzheimer’s Disease 2010
Casi 4.000 científicos de todo el mundo se reunieron para informar y hablar de los últimos avances en la investigación sobre los tratamientos, factores de riesgo y diagnosis de la epidemia de la salud del Siglo XXI – la enfermedad de Alzheimer – en la Alzheimer’s Association’s 2010 International Conference on Alzheimer’s Disease (AAICAD 2010) celebrada en Honolulu. ”

Entre lo más destacado de la AAICAD 2010 se incluye:

La Alzheimer’s Association anunció el lanzamiento de Alzheimer’s Association TrialMatch(TM), una herramienta confidencial, gratuita e interactiva que proporciona información completa de los ensayos clínicos y del servicio de emparejamiento de los ensayos individualizados para las personas con enfermedad de Alzheimer y las demencias relacionadas.
El programa de Internet (www.alz.org/trialmatch) y telefónico (+1-800-272-3900) como primer servicio de su clase en relación al Alzheimer a través de un despliegue de los emparejamientos individualizado realizar ensayos clínicos para personas con Alzheimer, sus profesionales de la salud, cuidadores y voluntarios de salud.

El Dementia Demonstration Project (DDP), un esfuerzo interdisciplinario liderado por el Geriatric Research, Education and Clinic Center del Minneapolis Veterans (VA) Medical Center, ha descubierto que la detección primaria, diagnosis y tratamiento de cuidados para las personas que acaban de ser diagnosticadas de incapacidad cognitiva y demencia puede reducir los costes de los pacientes tratados de forma externa en casi un 30%. Los veteranos del estudio que fueron diagnosticados en las clínicas DDP vieron una reducción media de los costes de salud de pacientes externos de cerca de 1.991 dólares estadounidenses en al año después de su diagnosis de incapacidad cognitiva, en comparación con el año antes de la diagnosis.

En los ensayos clínicos DDP, después de la evaluación, el equipo de tratamiento de demencia se reunió con los pacientes y familiares para revisar los resultados, hablar sobre la diagnosis y destacar las recomendaciones de tratamiento. El material de información, ayuda para la identificación de los servicios necesarios y apoyo directo y formación de los miembros del equipo fueron proporcionados, tal y como era necesario.

Las pruebas de tres estudios a gran escala y a largo plazo (Framingham Study, Cardiovascular Health Study, NHANES III) apoyan la asociación de actividad física y algunos elementos de dieta (té, vitamina D) con la posibilidad del mantenimiento de la capacidad cognitiva y reducción del riesgo de demencia en adultos mayores. Además, un nuevo estudio realizado en un modelo de animales sobre el Alzheimer y presentado hoy en la AAICAD 2010 sugiere que una dieta rica en antioxidantes con nueces podría ser beneficiosa para la función cerebral. Los investigadores han señalado que son diversos los factores que podrían impactar en nuestro riesgo de padecer Alzheimer y reducción cognitiva, siendo los más importantes la reducción de los factores de riesgo cardiovasculares.

La Alzheimer’s Association y otros han repetido la llamada a instar a realizar estudios a largo plazo y a gran escala para clarificar los papeles que estos factores desempeñan en el envejecimiento cerebral. Estos ensayos de la AAICAD 2010 son algunos de los primeros informes de este tipo sobre el Alzheimer, y eso es esperanzador, pero aún no se trata de una prueba definitiva.

Los científicos de la AAICAD 2010 presentaron los primeros informes de los borradores de tres grupos de trabajo – que cubrían la demencia en la enfermedad de Alzheimer, incapacidad cognitiva moderada (MCI) debido a la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Alzheimer preclínica – se reunieron a través del National Institute on Aging (NIA) y de la Alzheimer’s Association para actualizar el criterio de diagnosis sobre la enfermedad del Alzheimer por primera vez en 25 años. Las proposiciones cambiarían el criterio existente con un mejor reflejo de varias fases de la enfermedad, además de la inclusión de los biomarcadores de la enfermedad de Alzheimer.

Mientras que el papel de los biomarcadores es diferente en cada una de las tres fases, sigue sin conocerse mucho en relación a la fiabilidad y validez de la diagnosis. Esto hace que sea vital que cualquier nueva recomendación se compruebe de forma concienzuda. Se solicitarán más entradas por parte de la NIA y de la asociación por medio de una página web lanzada de forma inmediata tras las presentaciones de la AAICAD desde www.alz.org/research/diagnostic_criteria.

El objetivo terapéutico primario para la enfermedad de Alzheimer ha sido el péptido amiloide beta, que se agrupa fuera de las células en el cerebro para formar grupos adherentes conocidos como placas. Recientemente, se ha puesto más atención a la proteína tau, que se agrega dentro de las células del cerebro de las personas que sufren Alzheimer, formando marañas neurofibrilares. Cuatro nuevos estudios de investigación muy preliminares presentados en la AAICAD 2010 han descrito las inmunoterapias experimentales del Alzheimer – dos de ellas dirigidas de forma directa a tau y dos que podrían reducir tau incluso aunque su objetivo primario fuera beta amiloide.

Y lo más importante, estos estudios nos enseñan más, no sólo sobre las terapias destinadas tau, sino también en relación a la progresión de la enfermedad de Alzheimer. Podría hacer que los cambios amiloides en el cerebro se produjeran de forma primaria en casos de Alzheimer, mientras que los cambios relacionados se producirían “hacia abajo”, donde tienen un efecto más directo sobre la función cognitiva. Así, los tratamientos de inmunoterapia destinados a amiloide podrían alterar los procesos neurodegenerativos que se producen más tarde en la enfermedad. A pesar de ello, todavía debe determinarse.

En descubrimientos primarios dados a conocer en la AAICAD 2010, un gen conocido como FTO, que parece estar relacionado con la obesidad en los seres humanos, podrían también aumentar el riesgo de enfermedad de Alzheimer y demencia. Cuando una persona cuenta con ciertas variantes de FTO y del gen de riesgo de Alzheimer reconocido como APOE, el riesgo de Alzheimer se podría duplicar. FTO ha demostrado anteriormente que afecta al índice de masa corporal (BMI) y al riesgo de diabetes.

Estos factores de riesgo vasculares se han asociado al riesgo de la enfermedad de Alzheimer. A pesar de ello, los investigadores han descubierto que el aumento del riesgo era independiente de estos rasgos, indicando que existe un mecanismo diferente por el que FTO se asocia con un
aumento del riesgo de Alzheimer. Necesitamos ser testigos de los resultados confirmados por otros investigadores. De hecho, necesitamos saber más, en general, en torno a la genética y otras causas de Alzheimer, por lo que disponemos de objetivos adicionales para terapias y prevenciones.

Los envíos de último minuto a la AAICAD 2010, denominados “hot topics”, sugieren que (1) un nuevo gen de riesgo descubierto para el Alzheimer podría tener un impacto primario en la capacidad de la memoria y el volumen del cerebro, (2) la insulina intranasal podría ser beneficiosa para el Alzheimer, y (3) los depósitos amiloides beta del cerebro de las personas con enfermedad de Alzheimer podrían tener formar diferentes basándose en el conocimiento del gen de riesgo del Alzheimer.

Dos estudios presentados en la AAICAD 2010 nos han dado más información en torno al gen TOMM40 – un gen de riesgo de nueva identificación para el Alzheimer. Han descubierto que las personas sanas de edad media que cuentan con la versión de alto riesgo de TOMM40 (a) consiguieron peores resultados en las pruebas de memoria y (b) tenían un volumen cerebral reducido en dos regiones afectadas primariamente en el Alzheimer.

Un ensayo clínico de corto plazo (4 meses) de la insulina intranasal en Alzheimer e incapacidad cognitiva moderada (MCI) mostraron beneficios estadísticamente importantes en algunas pruebas de memoria y función, pero no mostraron cambios en otras. En los que mostraron beneficios en las pruebas de memoria, se produjeron cambios positivos en los biomarcadores del Alzheimer en el fluido espinal. Están previstos otros estudios mayores a largo plazo.

Los investigadores que utilizan las nuevas herramientas de imagen indican que hay diferentes formas de depósitos amiloides beta en los cerebros con Alzheimer basándose en qué versión padece una persona con el riesgo de gen establecido del Alzheimer, conocido como APOE. Esto podría ser especialmente importante porque en algunos ensayos recientes de fármacos la terapia proporcionó beneficios en las personas que padecen algunos tipos de APOE pero fueron menos eficaces o no fueron eficaces en otros.

Dos nuevos estudios de la AAICAD 2010 indicaron que padecer enfermedad de Alzheimer podría reducir el riesgo de padecer otras enfermedades de salud potencialmente discapacitadoras, incluyendo ataques y anemia. Los investigadores en uno de los estudios descubrieron que la tasa de ataques, por cada 1.000 personas al año, dentro de una población de estudio que incluyó 14.838 personas con Alzheimer de 50 años o más, y 14.838 personas seleccionadas de forma aleatoria, con edad y sexo emparejadas con personas que no padecían Alzheimer, era de un 9,1 entre los pacientes que sufrían Alzheimer, en comparación con el 1,4 de los que no padecían Alzheimer – una tasa de incidencia que fue 6,4 veces superior. En el segundo ensayo, de los 1.112 adultos mayores (768 controlados sanos, 133 con MCI y 211 que padecían Alzheimer), las personas con anemia se descubrió que padecían un aumento de riesgo de padecer Alzheimer (media de probabilidad: 2,56). Y las personas con Alzheimer dentro del estudio se descubrió que habían aumentado el riesgo de padecimiento de anemia (media de probabilidad: 2,61).

Si el Alzheimer también aumentaba el riesgo de las capacidades discapacitadoras, entonces el impacto podría ser más devastador que el previsto, debido a las edades de población mundial y a la occidentalización cada vez mayor de los países en sus hábitos y estilos de vida.

La diversidad racial y étnica de los adultos mayores es uno de los segmentos de población de crecimiento más rápido en Estados Unidos. Las nuevas presentaciones mostradas en la AAICAD 2010 han revelado que los afroamericanos mayores y los latinos con discapacidad cognitiva importante tienen menos posibilidad de acabar en asilos y una mayor supervivencia que la de los adultos blancos mayores del estudio. Estos resultados cuentan con implicaciones importantes para la carga de los cuidadores y los recursos comunitarios. Existe una necesidad superior a la anticipada para los recursos de cuidado de demencia culturalmente adecuados y de servicios de hogar y comunidad para estas poblaciones.

Estos descubrimientos son particularmente importantes, ya que los afroamericanos son en torno a dos veces más propensos, y los latinos entre una vez y una vez y media más propensos a desarrollar Alzheimer y demencia que los blancos, según el informe de datos y cifras de la Alzheimer’s Association’s 2010 Alzheimer’s Disease.

En otro estudio que se mostró en la AAICAD 2010 se sugería que el proceso de sufrimiento y la experiencia de duelo para los cuidadores de Alzheimer tras el fallecimiento de sus seres queridos varía de forma importante entre los grupos raciales y etnias.

– Un tercer informe presentado indicó que los beneficios culturales espirituales de los afroamericanos, indios americanos y blancos influía de forma importante en el tiempo que las familias dedicaban a buscar la diagnosis médica del Alzheimer.

Fuente: Europa Press, julio de 2010

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone