Alzheimer: reformas, recortes, ajustes

Arsenio Hueros Iglesias

ARTÍCULO DE OPINIÓN CEAFA – ALZHEIMER Y CRISIS ECONÓMICA

Que estamos atravesando por una de las crisis económicas más duras que se recuerdan es un hecho innegable, del mismo modo que lo es la necesaria adopción de medidas, no siempre populares, para intentar salir de ese pozo negro que nos lleva atenazando ya varios años.

Sin embargo, y a pesar del panorama, no está de más, sino que es necesario realizar un ejercicio de reflexión sobre las consecuencias –de toda índole- que esas medidas pueden acarrear tanto hacia un colectivo en constante crecimiento como para la propia economía del país. Me refiero al colectivo de personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer, 3,5 millones entre quienes la sufren directamente y sus familiares cuidadores, configurando un problema socio-sanitario de primera magnitud.

El Alzheimer es un hecho global al que algunos países de nuestro entorno han hecho cara articulando medidas específicas traducidas en Planes Nacionales orientados no sólo hacia la atención socio-sanitaria y el impulso a la investigación, sino hacia la racionalización y optimización de las inversiones. Porque, como ya lo ha avanzado la Organización Mundial de la Salud es necesario intervenir ahora de manera decidida, pues de lo contrario el impacto de esta enfermedad vendrá a convertirse en la mayor
crisis a la que cualquier sistema de salud pueda enfrentarse.

España no cuenta en la actualidad con un Plan específico aunque desde CEAFA estamos trabajando por conseguir una Política de Estado de Alzheimer que, lógicamente, no verá la luz a corto plazo, así que, mientras tanto, es necesario que todas las personas que conviven con la enfermedad reciban las atenciones que precisan para poder vivir en un marco digno de condiciones.

En este sentido, la noticia de la congelación de la aplicación de la Ley de la Dependencia es un jarro de agua fría que, además, va a tener un efecto perverso. El poder incorporar a las personas con Alzheimer en sus fases iniciales al Sistema, además de hacer cumplir el derecho subjetivo que la propia Ley reconoce, va a poder contribuir al sostenimiento del Sistema, puesto que está más que demostrado que la atención especializada en las primeras fases contribuye a ralentizar la evolución de la enfermedad y, en consecuencia, a retrasar la necesidad de acceso a atenciones o recursos de mayor coste.

Además, estoy convencido de que facilitar el acceso al Sistema a estas personas dependientes leves no tiene porqué representar una carga añadida al Estado ni a las Comunidades Autónomas, puesto que, afortunadamente, existe en España una densa red capilar de centros altamente especializados –las Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer- que, incorporadas a la cartera de recursos del SAAD, tienen la doble capacidad de atender con calidad a las personas afectadas y de optimizar los recursos.

Son 300 las Asociaciones que en estos momentos están tratando de mantener y continuar con esta actividad, atendiendo a casi 100.000 personas gracias a la labor de 3.700 voluntarios y al trabajo de 3.400 profesionales. Esta masa asociativa debe ser apoyada, más allá de cualquier política reduccionista, con los recursos suficientes para que se pueda convertir en el paradigma de la racionalización de la inversión.

No es necesario más dinero; no es lo que se pide. Es necesario que todos comprendamos que una adecuada inversión hoy va a representar la sostenibilidad futura. Y todo sin olvidar la ingente atención socio-sanitaria y de calidad que se ofrece y a la que difícilmente podría llegar la propia Administración.

Por todo lo anterior, quisiera lanzar el mensaje de que es importante reconsiderar la idea del mero recorte y explorar las posibilidades de la racionalización y optimización de los recursos disponibles para poder seguir avanzando en la construcción de ese Estado del Bienestar que tanto nos merecemos.

Arsenio Hueros Iglesias
Presidente de CEAFA

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone